Poco después de que Amazon nos dejará boquiabiertos con su revolucionario asistente virtual Alexa y su flota de drones futuristas, esta vez el gigante norteamericano nos sorprende con su nuevo robot Scout. Una innovadora tecnología de reparto terrestre que dará mucho que hablar y que sitúa a Amazon como una primeras compañías en hacer uso de la inteligencia artificial en el campo de la logística.

 

Amazon Scout, el robot mensajero autónomo

 

El diseño de este nuevo vehículo ha sido desarrollado en su centro de innovación e investigación ubicado en Seattle y viene a sumarse al repertorio de vehículos de entrega probados por Amazon durante los últimos años. Se trata, así, de un sistema que tiene por objetivo aumentar la eficacia y la sostenibilidad de las entregas y que ofrece mayor comodidad a los clientes.

Según afirma la compañía, el uso de esta tecnología está siendo puesta en práctica a modo de prueba en el condado de Snohomish, estado de Washington y, si los resultados son los esperados, está previsto que Amazon Scout se incorpore al resto de estados y países progresivamente. A pesar de todo esto, durante el periodo de pruebas, un empleado acompañará a cada uno de los seis robots desplegados y supervisará su funcionamiento así como la entrega satisfactoria de los pedidos.

Por ahora, se desconocen los detalles técnicos de Amazon Scout, pero parece ser que sus dimensiones se asemejan a las de un carrito de compra de supermercado, es capaz de moverse a través de un sistema de propulsión eléctrica y puede realizar la entregar de los paquetes de forma autónoma. Además, está formado por un total de seis ruedas que le permiten circular con total seguridad por las aceras, así como sortear cualquier obstáculo del paisaje urbano.

Sin embargo, Amazon no ha dado respuestas a algunas de las posibles objeciones e inconvenientes del propio robot y no ha detallado cómo Scout podría superar escaleras, puertas o hacer frente a posibles robos de los paquetes. Tampoco ha explicado cómo podrá identificar la identidad de la persona que recoge el envío.  Solo podemos esperar a ver como Amazon Scout es capaz de sobreponerse a sus propias limitaciones técnicas