El sector e-comerce del Reino Unido es el más potente de la Europa de los 28. Un PIB per cápita rozando los 40.000 euros anuales pone de manifiesto la solvencia y el poder adquisitivo de sus ciudadanos y hace de internet un canal que crece a velocidad de vértigo desde hace una década. Con más de 62 millones de habitantes, el Reino Unido es un jugoso partido para las empresas mundiales. Un territorio vertebrado y con excelentes comunicaciones aeroportuarias llama, cada año, a todo tipo de inversores, deseosos de abrirse un hueco entre sus fronteras, compuestas, en espacio europeo, por Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte.

Algunos datos del país de la reina

Con más de 62 millones de habitantes, el Reino Unido es un jugoso partido para las empresas mundiales. Un territorio vertebrado y con excelentes comunicaciones aeroportuarias llama, cada año, a todo tipo de inversores, deseosos de abrirse un hueco entre sus fronteras, compuestas, en espacio europeo, por Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte.

El Reino Unido ocupa el puesto 23 de la OCDE en el último informe PISA sobre educación entre una lista de 65 países. País profundamente globalizado, cuenta con la denominada City londinense, en el corazón de la capital, catalogado como un paraíso fiscal por listas como la elaborada por la GAO (Oficina de Responsabilidad Gubernamental), organismo oficial que depende del Gobierno de Estados Unidos.

Una economía resistente

El Reino Unido es, atendiendo a un PI B de 3 billones de euros, la quinta economía mundial, solo superada por Estados Unidos, China, Japón y Alemania. Tal y como se menciona al comienzo, sus ciudadanos gozan de una holgada renta per cápita de 40.000 euros anuales y, a pesar de las dificultades manidas desde que se desató la crisis de 2008, el país ha resistido, poniendo de manifiesto una solidez económica y un modelo productivo envidiables.

En la actualidad, UK (United Kingdom, en su denominación local), es un país industrial y de servicios (el sector primario tan solo representa el 2 % de su PIB). Las inmensas sumas que los británicos destinan a I+D+i han logrado proteger a una economía en constante evolución y pugna de posicionamiento en los primeros puestos del ranking mundial.

Volumen y comercio exterior de la rama online

Caracterizado por ser referente en la exportación 2.0, el Reino Unido realizó transacciones en internet por valor de más de 110 mil millones de euros y, según la asociación local que estudia las ventas por internet IRMG/Capgemini, con datos de 2014, los activos del sector alcanzaron una valoración de 600 mil millones de euros. Se trata, por tanto, de un potente pilar para su economía que da muestra de un país a la vanguardia tecnológica y completamente desarrollado.

Características del e-comerce

A los ingleses les encantan las compras. Aterrizar, por ejemplo, en la capital británica es ser testigo de manera automática de un auténtico hervidero de prisas y personas comprometidas con el shopping. Los grandes núcleos de población están repletos de grandes almacenes y pequeños comercios en cada rincón.

En el caso de internet, los sectores que más gustan a sus habitantes son, en este orden: moda, deporte, viajes (billetes de avión y tren, noches de hotel, etc.), productos de hogar (la empresa Argos es un gigante del home retail), películas, música y editorial (libros y revistas).

Asimismo, las plataformas favoritas donde los británicos hacen sus compras online son Amazon, Argos, Asos, Ebay y Tesco; gigantes, en la mayoría de los casos, embarcados en un proceso de internacionalización para estar presentes de forma física en otros países.

Ventajas de hacerse empresario

El Reino Unido es, en Europa, es un país de las oportunidades. En primer lugar, hay que destacar la facilidad con la que uno/a puede hacerse autónomo/a. A través de internet y en disposición del NIN (National Insurance Number, el equivalente al registro de la Seguridad Social), los ciudadanos no pagan una cuota fija, sino que cotizan en función de su facturación de la siguiente manera:

- Con menos de 5.965 GBP anuales, no se cotiza.

- Hasta 8.060 GBP anuales, se cotiza a razón de 2,80 libras por semana, dando derecho a una cobertura sanitaria básica.

- Entre 8.060 y 42.385 GBP anuales, se paga el 9 % de la facturación.

- Si se superan los 42.385 GBP, además del 9 %, el país grava con el 2 % hasta las 82.000 GBP.

Para las empresas que facturan más de 82.000 GBP anuales, el Reino Unido obliga a registrarse en el sistema del VAT (IVA) y este ha de ser declarado.

Además de estas facilidades, montar un e-comerce en el país de la reina Isabel II supone penetrar directamente en el mayor mercado europeo por internet. Nada menos que el 82 % de su población realiza compras regularmente a través de este sistema y el valor promedio de compra en el Reino Unido es el más alto del  mundo.

La seguridad jurídica y el buen funcionamiento de sus instituciones son dos activos más que llaman a empresarios de todo el mundo para generar riqueza en las fronteras de este país lluvioso, pero con un extraordinario potencial de negocio.